Turismo responsable

 

 

“…El bienestar de la humanidad depende de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos fi­nitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado...”

Fragmento de “Carta de la Tierra”

1.- Ábrete a las culturas y tradiciones distintas de las tuyas: tu experiencia se verá transformada, te ganarás el respeto de la población local, y ésta te acogerá más fácilmente. Sé tolerante y respeta la diversidad; observa las tradiciones y las prácticas sociales y culturales del lugar.

2.- Respeta los derechos humanos. Cualquier forma de explotación vulnera los objetivos fundamentales del turismo. La explotación sexual infantil es un delito punible, tanto en el lugar donde se lleve a cabo como en el país de residencia de quien lo cometa.

3.- Ayuda a conservar el entorno natural. Protege la flora y la fauna silvestre y su hábitat, y no compres productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro. Procura que la única huella que dejes sea la de tus zapatos.

4.- Respeta los recursos culturales. Las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural.

5.- Tu viaje puede contribuir al desarrollo económico y social. Compra artesanía y productos locales para apoyar la economía del lugar, y atente a los principios del comercio justo. Ojo, cuando regatees, ten presente el concepto de salario digno. Muy poco para ti es mucho para ellos.

6.- Reúne toda la información posible sobre tu destino, y dedica tiempo a entender sus costumbres, normas y tradiciones. Evita los comportamientos que puedan ofender a la población local. Pregunta siempre antes de hacer una fotografía: Son personas. Pregúntales si quieren que les hagas una fotografía antes de hacerla. Respeta la barrera entre lo público y lo privado.

7.- Infórmate de la legislación vigente para no cometer ningún acto que se considere delictivo en el país visitado. No trafiques con drogas, armas, antigüedades, especies protegidas, ni productos o sustancias peligrosas o prohibidas por los reglamentos nacionales.

Medioambiente

El respeto y cuidado por el medio ambiente es una tarea de todos. Cada vez más personas se suman a esta labor aportando su grano de arena: el reciclaje, ocupar transporte público o el consumo responsable de los recursos son algunas medidas para aportar.

Protege la flora y fauna silvestre: Ten en cuenta que puedes estar visitando zonas especialmente protegidas. La naturaleza no debe sufrir por tu presencia. Respeta a tu entorno y al medioambiente.

Contempla, aprende y disfruta del orden y equilibrio de la naturaleza sin alterarlo, sin molestar, ni alimentar animales; sin dañar árboles y plantas, sin llevarte piedras o cualquier otro elemento.

Agua y energía

Con más de mil millones de personas que viajan por el mundo cada año, el sector turístico puede ejercer un papel pedagógico, como un sector consciente de la importancia del agua.

En muchos lugares de este mundo tan diverso en el que vivimos, sufren la escasez de agua, cuando no la ausencia total. Nuestro papel como habitantes del planeta es tratar de preservar las fuentes de agua y no derrochar la que tengamos a nuestra disposición, tanto en casa como cuando vamos por allí como viajeros.

Reduce el consumo: La luz y el agua potable son bienes de lujo en algunos lugares. Intenta ahorrar luz y agua allí donde te alojes. Aparte de las duchas cortas, apagar las luces y otras medidas cotidianas, ayudan al medio ambiente.