Escandinavia y Báltico

 

Escandinavia “Techo de Europa”, espléndida, encantadora y llena de contrastes. Su territorio está sembrado de montañas, glaciares, lagos, tundras y profundos y accidentados fiordos que penetran en la costa entre las altas montañas y crean un paisaje verdaderamente único y bucólico. En verano, el norte ofrece espectáculos fascinantes como el “Sol de Medianoche” y la “Aurora Boreal” en invierno, perfecta sintonía entre la naturaleza y el ser humano. Tierra de Vikingos y leyendas.

Y como dejar al margen las capitales bañadas por el Báltico, cuatro ciudades consideradas auténticas joyas, tanto por su belleza, su cultura, su arquitectura como por su especial estilo de vida adaptado al entrono que les rodea. Estocolmo, construida sobre el agua y puerta del Báltico, Tallin que nos transporta a un escenario de cuento de hadas con su muralla y centro histórico, Helsinki ciudad de diseño innovador en continua animación y San Petersburgo creada por los Zares y como no, otra joya excepcional Moscú, gran capital rusa, moderna, donde se mezclan armoniosamente su legendaria y antigua historia.