Australia

 

Australia posee tesoros inolvidables: el desierto con las rocas sagradas de los aborígenes como Uluru, la costa con su inagotable Barrera de Coral, las vibrantes ciudades de Melbourne o Sidney y su insólita fauna.

Ningún otro país puede verse de dos formas tan distintas, sólo Australia tiene esa peculiaridad. En el pasado Australia no era un país muy llamativo para los navegantes, era despreciada por los marineros que suponían que nada bueno podía encontrarse en aquellas tierras y fue utilizada por Inglaterra como penal alojando a convictos desterrados. Sin embargo, Australia, con aquellos retazos de su pasado ha ido tejiendo con delicadeza su identidad, su presente y su futuro. Su imagen ha nacido de las antiguas leyendas de los aborígenes, que ambientadas y finamente hiladas, se han entretejido con las historias de los colonos.

Australia se divide en tres grandes zonas: la Gran Cordillera, la Zona Central y la Región del Oeste. A pesar de que dos terceras partes de Australia son desérticas o semidesérticas y experimentan una alta evaporación, esta isla cuenta con cerca de 700 lagos entre los que destacan el Torrens, Gairdner y el Eyre, situado a 11 metros por debajo del nivel del mar. Son numerosas las islas y arrecifes que cubren casi toda la costa oriental, donde se encuentra la Gran Barrera de Coral, que es la más grande del mundo.

 

solicita más información